18.6 C
San Luis Potosí
20/06/2024
El Candidato MX
Editorial

“RICH”, LA HISTORIA DE MEÑO Y ROY, UNA TRAGEDIA ANUNCIADA

El viernes tiñó de luto a San Luis Potosí, una tragedia en un centro nocturno al poniente de la capital ha dejado atónitos y consternados no solo a los habitantes del estado, sino a todo el país que se ha convertido en espectador de la inoperancia y las omisiones que derivaron en tragedia. Un concierto a todas luces ilegal cobró la vida de 2 jóvenes, uno de ellos, Rodrigo Espinosa Alonso, “Roy” para sus amigos, tenía 17 años y era estudiante de preparatoria. La segunda víctima mortal “Meño”, Manuel Alejandro Infante de 21 años, con un futuro prometedor, un deportista apasionado del ciclismo, originario del municipio de Cedral, donde amigos y familiares hoy le dan un último adiós.

Meño y Roy tuvieron en común querer salir a divertirse con sus amigos un viernes por la noche, ambos decidieron elegir un “lugar bien”, los dos jóvenes potosinos ávidos por “vivir”, al igual que cientos más, fueron a “Rich” donde también era sabido por todos que “había ambiente” sin importar hora y edad.

El concierto del cantante mexicano Kevin Moreno de apenas 16 años ni siquiera logró empezar. El lugar se vio rebasado, adentro no cabía ni un alma, y afuera era la locura. Las escaleras también estaban abarrotadas, y justo afuera del antro, en todo el pasillo comenzaron los empujones, la desesperación por entrar, y fue ahí, donde todo acabó para Meño y Roy, quienes con otros jóvenes cayeron brutalmente desde casi 12 metros de altura al piso de concreto de la plaza.

Hoy, mientras dos familias lloran la muerte de sus hijos, las autoridades estatales y municipales intentan lanzar culpas y también, “esclarecer lo ocurrido” para “fincar responsabilidades”. El discurso se siente hueco, hasta cínico, pues hubo señales, muchas, y ninguna autoridad, en lo estatal o municipal hicieron algo para que esta tragedia no ocurriera.

El concierto se anunció desde hace semanas y no se hizo nada.
El antro tenía licencia de funcionamiento sin tener medidas de seguridad y no se hizo nada.
El lugar es conocido por permitir el ingreso y venta de alcohol a menores y nadie hizo nada.
El lugar se comenzó a llenar y nadie hizo nada.

¿Dónde estaba el equipo de seguridad del antro?, ¿y el de Kevin Moreno?
¿Porqué no se limitó el ingreso a la plaza?
¿Por qué el equipo de seguridad de la plaza no comenzó a desalojar?
¿Cuánto pudo tardar el antro en llenarse?
¿Cuánto pudo tardar en llenarse la plaza?
El tiempo suficiente para que inspectores llegaran, solicitarán los permisos y al no contar con ellos, desalojar el lugar y clausurarlo, pero no llegaron, o quizá llegaron y bajo la costumbre , “hubo arreglo”.

La alcaldesa interina tardó 18 horas en salir y dar la cara a las y los potosinos, pero tardó aún más en exigir a las direcciones de comercio y protección civil que los establecimientos estén bajo la norma, Rich no era un lugar nuevo, tenía operando más de siete meses y por estas omisiones que le permitieron abrir cada fin de semana, y hasta sentirse en la libertad de organizar conciertos en un sitio con capacidad menor y desde un tercer piso, Meño y Roy ya no están.

Lo ocurrido en Rich es muestra y evidencia de que antros y bares en la capital está fuera de control, que los sitios operan bajo la impunidad.
El centro histórico constantemente es escenario de batallas campales a las afueras de los centros nocturnos.

En mayo pasado el ayuntamiento también “instruyó” a que se investigara los pleitos campales que se suscitaron en el antro Greko en Carranza, y otro más en Himalaya, en ese entonces, apenas un mes atrás el gobierno municipal anunció a todas voces que se redoblarían las verificaciones e inspecciones en estos lugares, pero tampoco ocurrió.

Desde 2022 la Asociación de Empresarios del Entretenimiento advirtieron la proliferación de sitios clandestinos, y algunos otros que operaban con licencias apócrifas, el mal fue creciendo hasta convertirse en una gigantesca bola de nieve que terminó por cobrar la vida de dos jóvenes que solo querían divertirse en una noche de viernes.

Las familias, los padres de Meño, de Roy, de Isabella, de Fer, de cada uno de los jóvenes que estaban ahí, y en cualquier centro de entretenimiento no quieren condolencias, no quieren “comunicación”, no quieren promesas, tampoco culpas, solo una cosa deseaban, y era que sus hijos salieran a divertirse y poder abrazarlos al regresar a casa.

Noticias Relacionadas

LA GALLARDÍA MÁS FUERTE QUE NUNCA

DE BLOQUEOS Y FEMINICIDIOS – EDITORIAL

El Candidato MX

COMUMIDADES LGBTI+ PIDEN INCLUSIÓN LABORAL

El Candidato MX